Tu no eres el negocio. El negocio es tuyo. David J Azcorra Cámara

Tu no eres el negocio. El negocio es tuyo. David J Azcorra Cámara

 
Tomar decisiones es una de las acciones que caracterizan a un empresario. Implica percibir oportunidades, pero también asumir riesgos. Requieren inteligencia para resolver problemas de diversa naturaleza. Puede ser financiera, de relaciones humanas, fiscal, legal, negociación, ventas, de producción, atención a clientes, etc.

En el caso del empresario que dirige una empresa familiar. Es decir, en la que el único dueño es él o ella. En la empresa en la que todo recae en una sóla persona, en la que el éxito o fracaso de una decisión, si puede ser consultada con colaboradores, asesores, familia o colegas, pero que al final el botón rojo es oprimido por una sola persona; tomar decisiones es casi una hazaña de todos los días.

Este proceso que suele ser agotador tiene un par te componentes que valen la pena analizar:

La autoridad y la responsabilidad en la toma de decisiones

La primera pregunta que como dueño deberías hacerte es: ¿Hay alguien en mi empresa, una persona además de mi, que tenga la autoridad y responsabilidad en la toma de decisiones?

Seguramente la respuesta inmediata sería. Por supuesto: Cuento con una estructura humana que me acompaña en mi empresa. Un equipo de personas comprometidas, etc, etc.

Pero la realidad pudiera esconder otra historia.

¿Existe una política para la autorización de créditos?
¿Quién es el responsable de negociar con los proveedores?
¿Existe un plan formal de expansión?
¿Los gerentes tienen formalmente planes comerciales?
¿Cómo se asegura que los procesos del negocio se ejecutan de manera estandarizada?
¿Tengo una política de manejo de presupuestos anuales?

En un artículo anterior mencionaba algunas causas de ¿Por qué fracasan las empresas?

Hoy quiero complementar ese análisis de causas.

Que quizá sea uno de los riesgos mayores para el negocio en marcha. Y es la carencia de un plan estratégico de negocio.

Hay una razón de esta carencia, ya que en la empresa familiar a la que nos referimos en este artículo, si existe un plan estratégico de negocio, sólo que reside en la cabeza del dueño.

Desde luego esta forma de llevar el negocio funciona, mientras no haya expansión y los eventos y variables estén bajo control.

Por supuesto que la capacitación del dueño es fundamental en la institucionalización de la empresa. Por supuesto que estudiar un Diplomado en Alta Dirección permite tener una mayor perspectiva del entorno económico, social, medioambiental de la empresa. Pero una cosa es ir a la escuela y otra muy diferente es regresar e implementar las mejores prácticas.

¿Cómo se inicia la transformación en la empresa familiar?

Existen despachos especializados en Gobierno Corporativo que son quienes pueden ayudar al empresario a institucionalizar su negocio.

La gran pregunta es: ¿Cuándo? y ¿A qué hora?

Hablábamos al principio de las decisiones. Y esta es una de ellas. Trascendental por cierto.

Desde mi experiencia mi recomendación es que el empresario debe iniciar la institucionalización de su empresa como parte de una estrategia mayor. No como una decisión desesperada o sin contar con los recursos para su implementación.

Y la herramienta existe desde tiempos inmemoriales. Se llama planeación estratégica, que es un marco de trabajo muy conocido pero que el reto no es en imprimir un documento como si fuera trabajo de la maestría. Si no llevarlo a la ejecución.

La planeación estratégica en el caso de una empresa de un sólo dueño implica llevarla a un plano primero personal y luego hacia su negocio.

El Plan Estratégico Personal es un documento breve que incluyen aspectos que contendrá tus prioridades, objetivos y acciones específicos que quieres llevar a cabo en cada esfera de tu vida para alcanzar una mejora y realización personal.

Es un documento vivo y flexible que irás adaptando conforme vas modificando tus necesidades con el paso del tiempo. No se escribe en piedra.

Hay 4 aspectos fundamentales en el Plan Estratégico Personal:

Areas de crecimiento personal
  • Salud y forma física
  • Vida intelectual
  • Habilidades y competencias
  • Vida interior y espiritualidad
Conexión con personas importantes para ti
  • Relación de Pareja
  • Hijos
  • Familia
  • Amistades y vida social
Aréas de actividades y experiencias
  • Entorno
  • Viajes y Aventura
  • Vida creativa y ocio
Empresa, trabajo y profesión
  • Planeación estratégica empresarial

Llevar a cabo el Plan Estratégico Personal es sin duda una herramienta que te permitirá poner en tu radar los eventos actuales y poder trazar una ruta de inicio para mejorar tu calidad de vida.

Contáctame al 9992303236

David J. Azcorra Cámara, cuenta con más de 20 años de experiencia en tecnologías de información aplicada a negocios. Es Consultor en Marketing Digital con enfoque hacia posicionamiento de marcas personales e Influencer Marketing por Internet.

Director del Portal Líder Ejecutivo y Colaborador del Programa FORMULA EN LOS NEGOCIOS que se transmite por Radio Fórmula Yucatán.

COMENTARIOS

Anónimo
Poderoso enfoque de este análisis.

Escribe un comentario.

PUBLICACIONES SIMILARES