Ahorro Educativo. Lo que tienes que saber.

Ahorro Educativo. Lo que tienes que saber.

 
La alegría de convertirse en padres es única. Sentimientos, responsabilidades y expectativas futuras van de la mano con la emoción de recibir al nuevo miembro de la familia. Sin embargo, siempre surge la incertidumbre sobre su futuro y más en el aspecto educativo.

En ocasiones, lejos del deseo, los padres olvidan resolver la pregunta sobre cómo asegurar al hijo o hijos una carrera universitaria. Sin olvidar, por supuesto, que es el menor quien tendrá la última palabra. 

Una alternativa que da respuesta a esta interrogante son los seguros educativos, los cuales garantizan, mediante un plan de ahorro una cantidad de dinero que permita cubrir la educación universitaria de los menores. 

Este tipo de seguros, como cualquier otro, se realiza entre un particular (persona) y una empresa que presta el servicio (aseguradora). La persona contratante del seguro deberá pagar de manera mensual, trimestral, semestral o anual las primas correspondientes hasta que venza el plazo convenido. 

¿Cómo funcionan? 

Los seguros educativos funcionan como cualquier seguro de vida con un fondo de ahorro, los cuales, como todos los productos de seguros, deben estar registrados ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) de acuerdo con el art. 36 B de la Ley General de Sociedades Mutualistas y de Seguros”

Las aseguradoras se encargan de ofrecer este tipo de productos en plazos de 15, 18 y 22 años; si se adquiere al nacer el menor, se cobraría a la edad en la que se estima ingresará a la universidad o a estudios de posgrado. Los planes educativos se contratan a través de agentes de seguros quiénes describen su funcionamiento, características y costos con base en los requerimientos del interesado. 

Al padre o tutor le corresponde definir la universidad (pública o privada) en donde estudiará y la licenciatura o carrera universitaria, siempre considerando el ingreso del que dispone. En muchas ocasiones es necesario elegir la carrera, sólo con el objeto de determinar la suma asegurada, toda vez que es el menor quien tendrá la última palabra. La suma asegurada varía si la cotización es para una carrera en el área de sociales y administrativas o para medicina. 

Al respecto, las estadísticas sobre educación de INEGI indican que las carreras del área de sociales y administrativas tienen mayor demanda (48.3%) por encima de ingeniería (33.7%) y salud (8.8%), 

A continuación, se detallan otros aspectos igual de importantes que se deben tomar en cuenta al momento de contratar un seguro educativo: 

Concepto Descripción Edad del menor Si el seguro se adquiere cuando nace el niño significa que tienen un periodo de 15, 18 o 22 años para cubrir la suma asegurada según el plan contratado. La edad del niño, determinará el valor de la prima, pues entre más años tenga el menor las primas serán mayores, porque el tiempo para pagar la suma asegurada será más corto, y viceversa.

Unidad monetaria Las aseguradoras brindan tres opciones de contratación: pesos, dólares y unidades de inversión (UDIS). Sin embargo, las últimas dos opciones representan la mejor alternativa para evitar que los recursos monetarios no pierdan valor en el tiempo. 

Periodicidad de los pagos Los pagos, denominados primas, no son más que la cantidad a pagar por concepto del seguro educativo de manera mensual, trimestral, semestral o anual, según la elección del titular. Se cobran intereses cuando los pagos son mensuales, trimestrales o semestrales. 

Características y hábitos del padre o tutor Si el titular es fumador influirá en el valor de la prima, así también el sexo y la edad que tenga al momento de la contratación. 

Coberturas Los seguros educativos van de la mano de otras coberturas dirigidas principalmente al titular o tutor, como: 

1. Seguro de vida 
2. Seguro por invalidez 
3. Exención del pago del seguro por muerte 
4. Exención del pago del seguro por invalidez 

Es importante preguntar si estas coberturas tienen un costo adicional o se incluyen en el monto total de la prima. 

Pero, ¿Cuánto cuestan? 

Para determinar los montos tanto de sumas aseguradas y primas recomendamos contactar a un ejecutivo que le pueda ofrecerte con detalle los datos duros. 

Por otra parte, los principales requisitos para contratar un seguro educativo son: 

1. Llenar solicitud de la aseguradora 
2. Identificación oficial 
3. Comprobante de domicilio 
4. Examen médico del niño y del contratante. 

Antes de contratar Es conveniente evaluar las finanzas familiares, pues el seguro educativo representa una inversión que durará varios años, según el plan a contratar. Se debe tener en cuenta que el dinero ahorrado no necesariamente se destinará a la educación, porque probablemente el menor ya no desee continuar con sus estudios. 

COMENTARIOS

Esta publicación aún no tiene comentarios disponibles.

Escribe un comentario.

PUBLICACIONES SIMILARES